Publicado: 20/04/20
Categoría: Business

El coronavirus ha agitado enormemente la industria del deporte. Absolutamente todas las competiciones, sean de la disciplina que sean, se han cancelado. Desde los Juegos Olímpicos o la Eurocopa hasta las ligas de fútbol de barrio están en stand-by. Activaciones de marcas, eventos y todo tipo de proyectos han sufrido las consecuencias de una pandemia que nadie podía prever.

El principal -y único- beneficiado de esta situación a nivel de números es el deporte digital, que no se ha detenido durante estas semanas. El foco mediático ha virado hacia los eSports con fuerza y han ganado adeptos durante la cuarentena. Según el grupo inversor Goldman Sachs, las retransmisiones de deportes digitales pronto superarán a las de la Liga de Béisbol en Estados Unidos.

Este dato, entre otros de multitud de informes, vaticinan un futuro optimista para los videojuegos. Es por ello que no deja de crecer la lista de marcas interesadas en apostar por la industria gamer. La consultora deportiva Strock Consulting muestra que los eSports en España cuentan con 120 acuerdos de 88 marcas diferentes. De esta manera, el sector se coloca octavo en la lista de número de patrocinios, superando a automovilismo, motociclismo, golf o hípica.

Javier Mancebo, Intelligence & Research Director de la consultora, es prudente con las alianzas forjadas en la industria digital: “Excepto las marcas que son title de equipos o patrocinadores de competiciones como Orange o Mapfre, es muy difícil que haya presencia de marcas. A día de hoy, muy pocas consiguen la visibilidad que piden”. A pesar de ello, no esconde que el incipiente mercado está cogiendo fuerza recientemente: La tendencia es imparable… Sólo en lo que llevamos de año, marcas como Amazon, Covirán, Babybel, Chupa Chups o Prozis se han subido al carro”.